Aviso a visitantes europeos

Este blog utiliza cookies. Solo es quería avisar, pues google me lo exige.

domingo, 8 de julio de 2012

Prometeo: Promete mucho como precuela de Alien

El miércoles pasado y después de posponerlo mucho (y como oportunidad para llevar a la novia al cine), me decidí a ver Prometeo (Prometheus).

He de admitir que desde antes prejuzgué muchas cosas, y tenía mis reservas. Es decir, ¿a poco no precuelas como AVP no nos dejaron un sabor de boca un tanto...desagradable? Como diciendo...¿Eso es el universo Alien? cha...hasta estuvo mejor Alien resurrection. Y esperaba algo así de Prometeo, sobre todo después de haber visto un poco de material como los trailers y cosas así.

Para ser honesto, no me gustó que los "Ingenieros" fuesen humanoides, me quedé con la imagen clásica del "Space Jockey" de Alien, y aquella que le dieran en los comics, como una especie de alienígena gigante con trompa de elefante.

 Como los pintaron en los comics, y como yo me los imaginaba...

...y como acabaron luciendo, quizás tantito como Calamardo Guapo.



Después, no me gustó que no hubieran involucrado directamente a H.R. Giger, mi artista visual favorito, para diseños de la película, aunque hay qué ser realistas: tiene 72 años o algo así.

Y también pensé que sería un churro con un chorro de efectos especiales y poca trama, así como poca relación con los otros filmes de la saga.

Pero al verla, muchas cosas cambiaron al respecto.

Primero que nada, sí es recomendable ver al menos Alien para que muchas cosas nos hagan "click" al ver Prometeo. Y lo que sigue son SPOILERS, por si no la han visto...

A grandes rasgos, una pareja de arqueólogos (Elizabeth Shaw y Charlie Holloway) descubren un patrón similar en todas las culturas del mundo (más en una pintura rupestre que tiene por lo menos 35,000 años de antigüedad), lo que les hace pensar en una raza de "creadores", la cual es vista en la primera escena de la película: los Ingenieros.

Es cuando, con fondos de Peter Weyland, multimillonario, deciden hacer una expedición al único sistema estelar que tiene un patrón idéntico al encontrado por los arqueólogos, a donde arriban en el año 2093. A partir de aquí, comienzan a surgir los intereses de distintas facciones que viajan en la nave: el deseo de los arqueólogos de encontrar a los "creadores" pensando que estos son una raza benevolente, los intereses de otros miembros del equipo por obtener fortuna, y los intereses de Weyland, quien finge su muerte pero secretamente va en la nave en una cápsula de estásis para tratar de obtener el secreto de la inmortalidad, o quizás del rejuvenecimiento, por parte de los Ingenieros.

Y esta agenda secreta, como en Alien, se va revelando poco a poco gracias a las acciones de Meredith Vickers (Charlize Theron), quien en realidad es hija de Weyland, y el androide David, quien como Ash en Alien, trata de cumplir los objetivos de Weyland a como de lugar, incluso sacrificando a miembros de la tripulación.

 Te hace desear que el alien la mate desde el principio...es una perraaaaaaahhh!!!

Y es que es una película que si bien tiene cosas que te hacen decir ¿Qué pedo? tiene otras que realmente te meten en la trama y la convierten en una peli entretenida y con buen argumento.

Entre las "pendejadas" que tiene, por ejemplo, cuando a Shaw (Noomi Rapace) le abren la panza para sacarle el Alien, inmediatamente después de ponerle las suturas (grapas horribles de metal), es capaz de escaparse y correr, aunque de vez en cuando en esas escenas (y el resto de la película) le da el "torzón" y se acuerda que tiene una rajadota peor que la de una cesárea, y aun así puede saltar, rodar, pegarse madrazos desde una altura considerable, etc. Aunque hay qué darle chance: es Hollywood y aparte la peli se da en un contexto ficticio de finales del siglo XXI, casi el XXII, a lo mejor la tecnología médica ya está tan avanzada que puedes salir caminando (aunque con punzadas) después de una cirugía mayor.

Pero de ahí en fuera, hay personajes muy complejos y completos: por una parte la misma Shaw, que está entre creer y no creer en el Dios de sus padres, con una niñez trágica que revive durante los sucesos de la película, y una determinación casi a la par de Ellen Ripley (Sigourney Weaver). 

También tenemos a David, uno de los antagonistas, un androide que despierta una curiosidad asombrosa por las particularidades de los seres humanos, buscando él mismo imbuirse de una humanidad que no le fue programada al tiempo que cumple con su protocolo preinstalado, a costa de todo y todos, siendo capaz de, fríamente, desencadenar eventos que culminarán en la inserción de un alien en el cuerpo de Shaw; actos que no lo conmueven, de los cuales no se arrepiente, al parecer, y sigue como si nada. En parte, parecido a Ash y a Bishop, pero también muy diferente, por su insaciable búsqueda de conocimiento para sí mismo, más parecido a Data de Star Trek (pero en malo y sin mucha ética que digamos).

 Ok, este se llama David y es un androide...pero busca su humanidad al estilo Pinocho...

...y este también es David y es un androide. Pero, aunque se peine a la "Lawrence de Arabia", busca su humanidad de formas más interesantes y profundas...y es un cabrón sin empatía, a pesar de eso, no quieres que lo destruyan totalmente en la película.

En otros aspectos de la película, es interesante ver todas las referencias al filme original: fue muy emocionante para mí ver el "puente" de la nave de los ingenieros y como el sobreviviente se enfundaba en su exoesqueleto, haciendo eco en mi memoria la escena donde la tripulación del Nostromo encuentra una nave caída, llena de huevos de alien; y una idéntica a esta nave abandonada, en Prometeo, verla volando por primera vez, también fue algo muy bueno.

De igual manera la utilización de diseños "Gigerescos" y el respeto a los mismos, y una actualización de estos más "tridimensional", así como una especie de recorrido por dentro de ellos.

Las creaturas, es bueno ver a los "proto-aliens": un Facehugger gigante, parecido a monstruo lovecraftiano, un proto-Xenomorph sin estrías gigerescas, y una especie de serpiente-insertadora de embriones-manipuladora de cadáveres.

Y quedan muchas preguntas por resolver que ojalá no se arruinen con una secuela: ¿por qué los ingenieros querían destruir la tierra? (a mí se me ocurre que porque los humanos les salieron muy pendejos y quisieron borrar todo el daño que le hicieron al planeta). Y en caso de que Shaw los encuentre, ¿qué tipo de respuestas encontrará? ¿Por qué demonios siembran vida en otros planetas, será solo afán de experimentación o realmente son una raza benévola que trata de distribuir vida inteligente por la galaxia? 

En resumen, muy recomendable.

Que la Gorda los acompañe...

2 comentarios:

Giancarlo Ventura Granados dijo...

Muy buena reseña, tambien ya me dieron ganas de verla... saludos

Anónimo dijo...

A mi me disgusto que resultara que el alien-elefante que encuentran en Alien 1 sea un "humano" con traje y peor todavia que los aliens sean una evolucion de un vil gusano, mas me hubiera gustado que sacaran un rival de un alien (hay un comic donde si sacan a su unico depredador natural) y que los aliens fueran traidos para eliminar esa plaga o algo por el estilo o simplemente aliens criogenizados y que no se despertaran, me desespera que todo empiece y termine con los humanos. ahora solo falta que los depredadores tambien sean humanos mutados, experimentos de los "ingenieros" o alguna tonteria por el estilo...