Aviso a visitantes europeos

Este blog utiliza cookies. Solo es quería avisar, pues google me lo exige.

miércoles, 4 de enero de 2017

Las vivencias de mi bisabuela en la Revolución Mexicana (o el lado feo que los idealistas de las revoluciones se niegan a ver)

El pueblo levantándose en armas. Todos en contra de los malvados, tomados de las manos, u hombro con hombro y con su boina de estrella roja y su Kalashnikov cantando la Internacional Socialista, listos a hacer una utopía. Una victoria fácil y rápida, y todos serán felices, como en la propaganda del "gran salto adelante" chino.

No es raro ver por redes sociales u otros medios que las revoluciones en general están idealizadas de una manera un tanto...romántica, poética, en la que todo es "ganar-ganar" y además todos los que van en LA lucha van con el pecho henchido de fervor patriótico, todos dispuestos, con el pecho descubierto, a dar la vida por LA causa. Suena muy bonito, y muchos que ansían, y se emocionan pensando en una revolución o levantamiento, tienen esa idea.

Pero la realidad, y lo que muchos no quieren, o se niegan a ver, es otra.



La Revolución Mexicana. Una lucha idealizada por mucha gente. Claro que ya no se celebra tanto, es una "fiesta" que pasa un tanto desapercibida actualmente, sin tanto aspaviento como el 16 de Septiembre.

Se dice que fue "el levantamiento del pueblo contra el Tirano Porfirio Díaz, que se perpetuó en el poder y entonces México era un lugar feo feote, por su culpa". De Díaz, hablaré después. Pero la verdad es que, quienes se supone debieron verse beneficiados (el pueblo, los más pobres) fueron los que más la sufrieron durante la Revolución.

La lucha era, aparentemente, entre el pueblo y el gobierno solamente, ¿cierto? ¿toda la gente estaba consciente de lo que pasaba? ¿todos tenían el fervor patrio en sus corazones, de salvar su tierra, y de bailar la Adelita y la Rielera?

Una familia conformada fue separada por un bombazo en las vías del tren. El marido, que era maquinista, pereció, dejando sin sustento a su familia. Esto ya bien avanzada la lucha, y mientras, en el hogar, la revolución en ebullición tenía sus consecuencias.

La gente, los que no eran parte de la lucha ya sea por su género o su edad, se alertaban cuando veían venir a alguna de las facciones, cualquiera: carrancistas, federales, villistas, zapatistas, y en todos los casos era con miedo, pues, fuera la facción que fuera, todas, todas, cometían las mismas atrocidades, y todas decían tener la razón. Todas las facciones saqueaban, violaban, mataban, se llevaban a los niños que ni siquiera tenían qué ver en la lucha. Ninguna era la típica facción justiciera y heróica que nos pintan.

De la familia, al niño de 8 años se lo llevó "la leva", en contra de su voluntad, para que cargara municiones y tirara a un enemigo que él ni sabía quién era el tal enemigo. A la madre la violaron de forma tumultuaria, y con todos esos sucesos, cada quien, como pudo, huyó para ponerse a salvo, entre ellos, una niña de cuatro años que a esa tierna edad presenció varios horrores: colgados, fusilados, gente que tenía qué buscar un pedazo de tortilla dentro del hoyo donde vivían los ratones, los cerros se quedaban pelones porque la gente arrancaba cualquier hierbajo para comer, había quienes con un trapo colaban los orines de los caballos, orines que se encharcaban en la tierra, y de ahí bebían.

La niña dormía donde podía. Hacia Loreto, lo que ahora es San Juanito, en Oaxaca, llevaban carretas con muertos, aparentemente, sin embargo, se podían oír los quejidos de algunos que estaban heridos. En Loreto, se les rociaba petróleo o algún otro combustible, quemando así a los muertos y heridos por igual.

Llena de piojos, con hambre, ella era testigo de cómo, cuando supuestamente se "acabó" la revolución, vinieron las enfermedades, aun más hambre; en algunas casas pintaban un círculo amarillo afuera, indicando que esa casa, la familia de esa casa, se había muerto por el tifo o alguna otra enfermedad.

Perros y gatos eran víctimas incluso del hambre de la gente; las aves de granja casi se habían acabado, y las voladoras que no habían huido, también eran parte de la dieta. Ella, como otros niños pequeños, se pegaban o se acercaban a donde podían para comer, y hacían mandados, o llevaban agua (sucia) a los heridos.

En los portales de Oaxaca, los más ricos, que estaban reponiéndose de toda la vorágine de sucesos, por muy ricos que fueran, lo más a lo que podían aspirar era a comer plátanos. Las cáscaras las arrojaban a la calle, en donde los niños hambrientos se arremolinaban y se peleaban por una triste cáscara de plátano como si fueran palomas disputándose un mendrugo de pan.

¿hubo un final feliz? En casos muy raros, las familias completas pudieron reunirse, pero en la mayoría, se reunían incompletas y generalmente faltaban los padres, o los hermanos mayores. Se reunían las mujeres con sus hijos, y ellas ya traían otros hijos productos de violaciones. La niña se reunió con parte de su familia, pero las cosas nunca volvieron a ser iguales. Las secuelas físicas y psicológicas de aquella "gloriosa" lucha la dejaron marcada de por vida.

Cuando los idealistas nos hablan de revoluciones y de movimientos armados, ignoran, o minimizan, todo esto. Tan sólo se fijan en el aspecto ideal, poético, romántico. Pero no en lo que sufren o pueden sufrir ciertos grupos vulnerables o quienes, como dicen por ahí, "no tienen vela en el entierro". 



La foto del niño soldado de la Revolución seguramente no es de un niño que se unió a la lucha voluntariamente. De seguro no sabía ni en qué facción estaba. Quizás luchaba solamente por aquello de "si no mato yo, me matan", pero en su cabeza no estaban cosas patrióticas, o los ideales, o el fervor tricolor, ni nada por el estilo. Él, con miedo, quizás buscaba sobrevivir.

¿Entonces es mejor no hacer nada? En pleno siglo XXI, ¿por qué no mejor pensar en , o desarrollar acciones que afecten directamente a aquellos en el poder, sin pasar por los demás, sin llegar a una guerra civil? En la era de la tecnología ubicua, ¿por qué no aprovecharla para ver de qué manera esta puede ayudar a darle un golpe al sistema, sin darle de golpes a nuestros semejantes? 

¿Por qué no idear una lucha cuyas víctimas solamente sean aquellos en el poder, sin que sea, como la Revolución mexicana, una simple lucha por el poder, y evitar que se den historias como la de arriba?

¿Por qué no dejarnos de chaquetas mentales en cuanto a idealizar los movimientos y las revoluciones?

Puras chaquetas mentales...

Que la Gorda los acompañe...

martes, 29 de noviembre de 2016

"Yo no creo que la tierra gire", y otras cosas raras que algunas personas han dicho no creer

Aunque hay muchas cosas que damos por hechas, hay personas que simplemente no pueden creer en algo que para los demás es obvio, y no porque sea cuestión de creer o no creer, sino porque se trata de algo REAL acerca de lo cual hay evidencia más que suficiente. A veces pensamos que quien tenga esa forma de ver el mundo es un niño, o una persona que vive en alguna comunidad apartada, pero a veces resulta ser alguien en la universidad o en algún otro lugar. Y es increíble, esto sigue sucediendo, y aquí algunos testimonios:

 -Una chica de la universidad creía que los búhos eran creaturas míticas porque aparecían en Harry Potter; en verdad se sorprendió cuando sus amigos le mostraron que son reales.

-"Mi ex estaba totalmente convencida de que, si una chica estaba arriba durante el sexo, no podía embarazarse. Yo tenía 15 años entonces, y estábamos teniendo sexo, así que le seguí el juego; de todas maneras me puse condón porque no soy idiota, pero aun así se rehusó a que hiciéramos alguna otra posición, pues temía quedar embarazada".

-"En la universidad había una chica que no creía en los trucos de magia. Creía que todos los grandes magos de Las Vegas en verdad practicaban brujería y solamente fingían que todo era falso para que la gente no se asustara y los quemara en la hoguera. Le pregunté que si entonces creía que solamente los grandes trucos de magia como desaparecer tigres y cosas así eran brujería, o también los trucos con cartas; dijo, "bueno, los trucos de cartas muy buenos también lo son". Entonces le enseñé un truco muy sencillo (el Chicago Opener) y se fue asustada y jamás volvió a hablarme".


-"Mi ex novia no sabía qué era el Gran Cañón y después de que se lo describí y le enseñé fotos, pensó que quería engañarla. Ella tenía 17 años".

-"La rotación de la Tierra. Su argumento era que, si la tierra giraba, entonces no podríamos ir a ningún lado si volábamos hacia el Este, y que volaríamos al doble de velocidad si voláramos hacia el Oeste. Y como no es así, entonces la Tierra no rota.

No tuve el valor de explicarle. Era un caso perdido."

-"En las hormigas. No importaba cuantas pruebas le mostráramos, mi prima la tonta estaba convencida de que eran arañas. Tenía 15 años".

-"Suricatas. Mi papá, un hombre de más de 50 años, no creía que los suricatas eran reales. Más bien, que Disney los inventó en 1994. A pesar de que vio el documental de "la mansión de los Suricatas", seguía teniendo dudas. No fue sino hasta que lo llevé al zoológico que vio que eran reales y se echó a reir al ver a tantos "pequeños Timones" ".

-"Un compañero de trabajo no creía en los eclipses solares. Decía que eso era estúpido, puesto que la luna se derretiría al entrar en el sol. Traté de explicarle por qué estaba equivocado, y me llamó Cientólogo".

-"Una compañera de trabajo no creía que existieran personas "que no creyeran en Dios". Ella dice que sí creen, pero aun no lo saben o no han sentido "la divinidad dentro de ellos" ". 

-"Groenlandia. Creía que era un nombre que en broma le habían puesto a un iceberg gigantesco. Aunque ahora que lo pienso, no está tan equivocada".

-"Conozco a alguien que tiene una hermana que a su vez tiene un novio, y no creen en el gobierno. O sea, saben que existe, pero se negaron a registrar a su hijo, no pagan impuestos, etc. Son de esa gente que ni siquiera le han puesto nombre a su hijo. Seguramente lo dejarán escoger cuando sea mayor".

-"Cuando estaba en campaña, mi abuela no creía que Obama es mitad blanco. Así que le enseñé fotos de su madre blanca. No, no la convencí.

Abuela: "Si es tan blanca, ¿cómo es que nunca se deja ver?

Yo: "Abuela...está muerta"

Abuela:"Qué conveniente".

-"En pleno 2013, mi esposa no creía que las monjas existieran".

-"Un día en la preparatoria, en la clase de física mientras estudiábamos el espectro luminoso, vi a un amigo sentado en una esquina, y parecía totalmente retraído en sus pensamientos y algo enojado. Después de acercarme y preguntarle cual era el problema, me dice "Soy cristiano, y no creo en el espectro luminoso". ¿Qué?..."


-"Hace unos años compré un telescopio para cumplir un sueño de mi infancia y sumergirme un poco en la astronomía. Una de las primeras cosas que hago en la noche es mirar Saturno. En algunas ocasiones he hecho fiestas y alguien menciona el telescopio, así que lo saco (sí, somos adultos y vivo en el campo, así que el cielo es muy oscuro) y lo oriento hacia Saturno. En tres ocasiones ha habido gente que ve y dice, ¡Oh Dios, existe!"

-"Mi madre es muy inteligente pero cree que las enfermedades mentales son inventos de gente quejumbrosa y sensible; que las enfermedades mentales no existen".

-"Mi ex novia es una de las personas más inteligentes que he conocido, estudia inmunología en una de las mejores universidades del país, ha podido pasar exámenes con un mínimo esfuerzo mientras que yo tengo qué estudiar con meses de anticipación, y aun así, no cree que la teoría de la evolución sea remotamente correcta".

-"Conozco a un tipo que no cree que los seres humanos hayan llegado a la luna, pero no por las razones usuales, sino porque cree que cualquier cosa que se origine en la Tierra y salga de la atmósfera, deja de existir.

Cree que la materia terrestre desintoniza sus vibraciones o algo así, y simplemente se esfuma; no cree ni en los alunizajes, ni en la Estación Espacial Internacional, ni en los satélites".

-"Tenía un compañero de dormitorio en la Universidad (medicina) que no creía en la medicina moderna. Creía que todo se daba bajo el efecto placebo y que todo se trataba acerca de hacer dinero, era un gran fraude y quería entrar a ese negocio.

Por si fuera poco, creía que antes de la Revolución Industrial, la gente vivía cientos de años, como Matusalén, quien pensaba que era real. Y que justo después de aparecer las máquinas, las medicinas y los alimentos procesados, la gente perdió esa habilidad debido a sus debilitados sistemas inmunológicos."

-"Tengo un amigo que cree que la existencia de ondas (de energía, sonido, etc) es una broma. En verdad no lo entiendo".

-"Tenía un amigo en la primaria que no creía en los tiburones. Pensaba que eran un invento de los adultos para no llevar a sus hijos a la playa".

-"Narvales. Mi amigo creía que eran una cosa imaginaria que había salido en una animación".



-"Mi ex novia no creía en los dolores de cabeza".

-"En la primaria, una niña no creía en Santa Claus. ¿Entonces quién le llevaba los regalos cada Navidad?".

-"En los átomos. O sea, no creía que la mesa de café estaba hecha de átomos unidos entre sí. Tan sólo creía que "así era". No entiendo cómo procesar esa idea".

-"Una amiga no creía que los animales no podían entender el lenguaje de los humanos. Es decir, creía que su gato entendía todo lo que le decía. Cuando le dije que no era así, me dijo que quizás era porque el gato venía de otro país y solamente entendía el lenguaje de ese país. Y aun no me cree."

-"Mi hermana, de 21 años, hace como un año veníamos con mis padres por la carretera, y al ver la luna creciente, decía que no podía creer que la luna hiciera eso. Cuando le preguntamos qué, nos dijo que cómo la luna podía dejar de brillar por completo.

Ese fue el día en que tuvimos qué explicarle a una estudiante de 20 años recién aceptada en la carrera de Leyes que la luna era una roca y que no emite luz propia".



-"El abuelo de mi amigo no cree que Japón exista. O sea, si le compras un boleto a Japón, creerá que el avión aterrizará en el océano, o algo así".

¿Conoces alguna otra cosa rara o ridícula, en la cual la gente crea o no crea?

Que la Gorda los acompañe...

jueves, 10 de noviembre de 2016

Trump: Entre Fox, EPN y Hitler, ¿qué pasará en realidad? ¿Qué se puede hacer?

En respuesta a la pregunta de esta entrada: no lo sé. Ignoro qué podría pasar, a ciencia cierta, con la elección de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos. Pero puedo pensar en un panorama que quizás en alguna entrada anterior ya abordé, comenté y traté de desmenuzar.

He de decir que estuve al pendiente de estas elecciones en los EUA, y cuando me di cuenta que, en cuestión de los votos del Colegio Electoral, Trump ya era inalcanzable, me invadió una serie de sentimientos y pensamientos que, incluso el día de hoy, me traen un tanto abatido, pensativo y también con la idea de que, quizás, todo sea lo mismo, pero no lo mismo.



Pensé que, como generación, ya estábamos jodidos y condenados a vivir una edad más oscura y a no tener el futuro brillante que alguna vez nuestros padres o abuelos nos pintaron "si estudiábamos, si éramos alguien en la vida" y que todo iba "para mejor". Creí que eso, en definitiva, ya había valido. Que si todo lo que se ha probado en cuestión de política y sistemas de gobierno no ha funcionado, entonces, ¿qué queda?

Hay pensamientos encontrados, y para mí, lo que puede suceder oscila entre lo que pasó con tres personajes de la historia: Fox, EPN y Hitler; vamos, que esto ya se ha visto antes aunque en tres personas y momentos históricos separados.

Fox

¿Qué tienen en común Fox y Trump? Ambos son empresarios polémicos, políticamente incorrectos, que se identifican (y los identificaron en su momento) con el populacho, con la masa, con los ciudadanos de a pie; tipos que fueron elegidos porque "No son políticos" y porque prometieron golpes contra la clase política dominante, "castigos", cacerías de brujas y acciones concretas y nunca antes vistas.

No sé si recuerden que Fox prometió arreglar lo de Chiapas en 15 minutos, garantizar que todos tuvieran "changarro, tele y vocho", que Juan Gabriel (por haber hecho una canción a Labastida) iba a acabar sus días cantando en el metro, entre otros disparates. Incluso habilitó miles de buzones de correo con la jalada esa de "MANDE", un programucho en donde según, los ciudadanos, harían propuestas al gobierno, casi que diciéndole qué hacer. Fox, con sus declaraciones polémicas de "lavadoras de dos patas", "¿y yo por qué?", entre otras, se ganó muchas críticas, pero acabó su sexenio, y el PAN tuvo continuidad otros seis años con el borrachín que sucedió a Fox. Y al final, no veo que todo mundo tenga su vocho y su changarro (lo de la tele, pues al parecer sí lo cumplió).

Trump, empresario como Fox, prometió el muro, deportaciones masivas de ilegales (y seguramente de legales también), mejores salarios, la derrota de ISIS, control y expulsión de musulmanes, en fin, promesas que enardecieron a las masas hambrientas de escuchar cosas así, ansiosas de que alguien les dijera que eso, que ellos consideran un problema pero nadie se había atrevido a tocar (sobre todo por lo "políticamente correcto") tenía una solución. Falta ver qué tanto de eso puede cumplir; Trump no es omnipotente, ni se manda solo. No puede solamente ordenar y que se cumpla. Y, a pesar de no ser un político en el sentido tradicional, hizo lo mismo que muchos políticos han hecho: prometer. Eso es fácil; cumplir, no tanto. En ese caso, por así decirlo, "sólo el tiempo lo dirá", y hay algunas cosas que podrían suceder.

Una de las cosas que prometió Trump es que, con las deportaciones masivas, podrían liberarse empleos que los ilegales han "acaparado" o "robado" a los votantes de Trump, es decir, gringos blancos, sin educación universitaria. Pero no creo que los gringos blancos estén emocionados porque ahora sí podrán pizcar tomate, o trabajar en la construcción, o hacer limpiezas en las casas y sacar a pasear al perro del patrón, no lo creo. Como en muchas sociedades, existe mucha hipocresía. Va a ser interesante ver cómo Trump cumpliría eso de darles más chamba a los gringos, cuando los mismos gringos no se atreverían a, no sé, trabajar en una maquila 12 horas diarias en condiciones infrahumanas. Sí, puede haber muchos deportados, pero seguirán existiendo chambas que los gringos no querrán hacer, nada más que ahora quizás quieran poner de nuevo la esclavitud.

La comparación con Fox puede desatar ciertas cosas: el hecho de que no pueda cumplir sobre todo lo más grandilocuente que prometió, puede provocar el desencanto de quienes votaron por él, y que en un par de años, si preguntamos a quienes votaron por Trump, quizás lo nieguen, o estarán enojados y desencantados pues seguirán en la misma situación, jodidos.

Viendo en la faceta "foxiana", Trump no es más que un bravucón incapaz de cumplir sus promesas, y estos 4 años serán de infierno no solamente para las minorías, sino para los mismísimos anglosajones, quienes ya estarán hartos de él y querrán que se termine su período...eso si tienen cerebro.

EPN

Yendo más allá de las comparaciones físicas, como el copete, por ejemplo, los paralelismos con EPN pueden ir desde que en verdad Trump representa a un sector del país que durante mucho tiempo ha sido olvidado, o se ha sentido inconforme, o siempre ha estado tras las figuras del poder por las dádivas, reales o ficticias, que son ofrecidas en tiempos electorales.

Fraude o no, "haiga sido como haiga sido", EPN obtuvo millones de votos en el 2012, votos provenientes de sectores sin educación, atraídos por las dádivas, por el discurso populachero y porque de eso viven durante tiempos electorales. Es un hecho, y no se necesitó un fraude a gran escala para que millones de personas que viven, o "sobreviven" en condiciones muy por debajo de lo que pide la dignidad humana, votaran por él. 

Tanto Trump como el PRI (porque EPN es sólo una figura, un títere) se benefician de la existencia de gente pobre, ignorante, supersticiosa, anti-científica, religiosa y cerrada; entonces, ¿les convendrá que esa gente salga del hoyo? ¡Si son quienes les dan los votos (o el dinero, en el caso de Trump y sus empleados)!. 

Ahi está otra de las razones por las cuales Trump no cumplirá en mejorar la calidad de vida de quienes votaron por él. Si acaso les dará atole con el dedo mientras pueda, o desviará la atención teniendo mano dura en contra de las minorías. Pero cumplirles, pues...

En resumen, en paralelismo con EPN, aunque digamos misa quienes nos decimos "educados y progresistas", la realidad es que, en nuestro país, la mayoría de la población está muy bien representada por EPN. Niéguenmelo, pero analicen en serio la mentalidad de la mayoría de los mexicanos. Si a ustedes no les queda el saco, no se engañen...no son parte de la mayoría. Trump representa perfectamente bien a un sector tradicionalista y retrógrada de los EUA, que es casi una mayoría. No hay duda que es reflejo de sus votantes.

Hitler

Adolf Hitler, el más malo de los malotes, como todos sabemos, era un pintor de brocha gorda venido a menos, pobre y resentido, quien, sin embargo, salió de su crisis personal sabiendo aprovechar la crisis general en la fallida Alemania Imperial; comenzó con una carrera política modesta, llena de tropiezos, en la que al principio lo consideraban un pobre loco que hablaba al viento; pero, conforme fue puliendo su discurso, les llegó a las emociones, al corazón, a los miles de alemanes, arios, que pasaban por momentos oscuros resultado de muchas cosas, entre ellas, la Primera Guerra Mundial; ¿qué hizo Hitler? "encontró" la causa de los males de los alemanes, a los "culpables", en este caso, las minorías, los no alemanes (entre ellos, los judíos, claro). Supo perfectamente bien que la gente, lo que menos quiere oír en tiempos de crisis, es que ellos son responsables de lo que sucede y de que también son responsables de salir del hoyo. No, la gente, las masas, quieren tener un culpable, un chivo expiatorio, un hombre de paja al cual quemar, brujas, tótems, que los liberen de esas "maldiciones", porque admitir que ellos tienen cierta culpa sería admitir que han sido incompetentes o que no "la han sabido hacer".

Hitler supo hacer creer a los alemanes que, como "raza superior" o "elegida", por derecho divino casi, deberían estar bien, ser ricos, saludables, y mandar por sobre las demás razas, o ser quizás, la única que exista. Es decir, que, si bien requería de un esfuerzo, la raza superior no debería nunca de sufrir pobreza u otras cosas relacionadas con los "inferiores".

¿Existe alguna diferencia con Trump? Sólo hay qué cambiar "judíos" por "mexicanos" y ya está.  Hasta aquí podría verse de una manera relativamente simplista, pero viene lo feo.

Hitler no solamente logró convencer a las masas con su pensamiento Nacional Socialista, no era una cosa que dijeran simplemente "tiene razón, voto por él, y se acabó"; no, logró inflamar los corazones, encender a las masas, con odio, y sobre todo, logró que dichas masas, en cierta forma, le hicieran el trabajo sucio; es decir, no existe nada documentado pero al parecer Hitler no levantó ni un dedo, ni dio un golpe, ni mató personalmente a ningún judío, o tampoco estuvo personalmente en ejecuciones de los mismos o del funcionamiento de cámaras de gas. Su gente, tanto militares como simpatizantes civiles, le "hicieron la chamba", se encargaban de que la maquinaria funcionara, y Hitler simplemente ahí estaba, siendo testigo de que la semilla que sembró dio frutos y él no tenía qué dar órdenes de "maten a esos judíos" o "métanlos a las cámaras de gas".

¿Es diferente de lo que podría pasar, o pasa, en los EUA? El discurso incendiario de Trump no solamente hizo que cierto sector de la población vorara por él. No estamos hablando de gente que se va a quedar a ver los resultados que prometió Trump, sino de gente que, ahora que su representante máximo está en el poder, ellos también se sienten empoderados para tomar las cosas en sus propias manos; me imagino el panorama: actos de discriminación e incluso violencia contra las minorías, el reciente episodio de una bola de escuincles que en una escuela se pusieron a decir en coro "Build the wall, build the wall!", grupos reaccionarios tales como el KKK y algunas iglesias ultraconservadoras comenzando ellos mismos la "limpieza" (pues piensan que ya será legal, e incluso un acto cívico aceptable); y hablando de las iglesias y las creencias, toda esta gente incluso pensará que, por mandato o destino divino, todas estas cosas que son capaces de hacer estarán avaladas por el mismísimo Dios. Trump podría reprimir esto esporádicamente, o de plano, hacerse de la vista gorda enviando algún simple comunicado diciendo que "es lamentable, que harán algo al respecto", y ya.

No son todos los elementos de la ecuación. Otros componentes son el nacionalismo extremo (esa idea pendeja del "nosotros" vs "ellos"), la oposición a la investigación científica y pensamiento anti- o pseudo-científico (muchos de los Trumpistas son de los que creen que las vacunas causan autismo, y son adeptos del creacionismo más retrógrada), la oposición a los abortos y a la planificación familiar, así que ya se imaginarán qué resultados puede dar ese caldo de cultivo: un Estados Unidos más ignorante en manos de gente que se deja llevar por lo que ellos llaman "pasión" o "patriotismo" o "fe", pero que es en realidad pensar con el hígado, y dejarse llevar por el odio y otras emociones negativas, gente dispuesta a creer en un destino manifiesto en el que pueden, quizás, hacer la guerra con otro país y tomar sus tierras, sus bienes, etc.

Bueno, como pueden ver, implica bastantes cosas. Pero...

¿Qué va a pasar?

Es obvio que el gobierno de Trump tendrá resistencia, y no tendrá el camino tan libre, ni dentro de los mismos EUA ni de parte de la comunidad internacional, así que, añadiendo esto a la ecuación, pueden pasar diferentes cosas en diversos extremos: desde que no cumpla con nada y acabe siendo un Fox y los mismos que votaron por él lo boten a la goma en la siguiente elección, o que tenga la capacidad de encender aun más a sus seguidores y a los sectores más reaccionarios de la población, y que sea algo parecido a un documental falso (mockumentary como dicen los gringos) llamado CSA, algo que presenta una historia alternativa, cómo sería el mundo y los EUA si, en su guerra civil, hubieran ganado los Confederados y no la Unión. Pienso que ese podría ser uno de los escenarios extremos, un país ultraconservador y además expansionista, que considera legal la esclavitud y ya tiene muchos territorios anexados en el mundo, incluido México, Medio Oriente y parte de Europa.



Lo que ya ha sucedido es que México ha reaccionado de una manera un tanto...digamos que es la forma en que reaccionamos muchas veces ante situaciones así. Tal pareciera que el humor es un elemento importante para nosotros, como mecanismo de defensa y para tratar, inútilmente, de mitigar la preocupación por algo muy real. Los memes, los chistes y las parodias de parte de los mexicanos no se han hecho esperar, sin embargo, de momento...es lo único que tenemos. Si sucediera algo en este momento, no podríamos defendernos realmente.

Soy un poco pesimista y pienso que estamos casi en un punto de no retorno. En el que, hagamos lo que hagamos, no podremos revertir las cosas. Aunque si queda algo por hacer, debería comenzarse ahora mismo.

¿Por qué México, por qué no podemos ser como esos países raros cuyos habitantes solamente van a los EUA de paseo, muy de vez en cuando, y de hecho muchos habitantes de EUA no saben ni siquiera que esos países existen? Porque, en parte, los gringos tienen razón: hay miles de mexicanos al año que se cruzan la frontera de manera ilegal, y si bien es cierto, y me consta, han ayudado a la grandeza de los EUA, y han aportado mucho con su trabajo...no dejan de ser ilegales dentro de las leyes estadounidenses.

La otra cara de la moneda, que los gringos no ven, es que los paisanos que se van de indocumentados no es porque les guste, o porque quieran: es porque acá no pudieron tener una vida, un sueldo, o satisfactores dignos. Los mexicanos que se cruzan, en su mayoría, lo hacen porque en México la situación no es buena, salvo para ciertas élites y grupos de poder.

Es verdad que esto afecta a todo el mundo, pero, si México y Canadá son vecinos de los EUA, ¿por qué a ellos, si les pega, les pega mucho menos que a nosotros? ¿Por qué no se propuso el muro en la frontera con Canadá también? ¿Es que nos tienen mala fe, nadie nos quiere, bububu?

¿Qué habría pasado si México hubiera sido un país "X" para los EUA, un país que raramente "exportara" inmigrantes ilegales allá, y los que cruzaran legalmente fueran, la gran gran mayoría, solamente a conocer y a divertirse? La cosa sería recíproca, y nuestra mentalidad actual sería: "Pues sí, qué gacho que ganó Trump, pero pues...allá ellos, a nosotros ni nos va ni nos viene...tanto".

¿Qué se puede hacer, qué vamos a hacer?

Esto va de la mano con ser un país "X" para los EUA. Ahora es la oportunidad de construir un país así. X. Un país en el que las cosas estén bien, tan bien, que ni les llame la atención los EUA a los paisanos, ni a nadie, sino como una mera curiosidad. Es más, un país con el cual ni se necesite un muro como frontera artificial. Un país en donde las cosas estén tan bien que EUA nos valga tantos metros de verga como nos vale Canadá. ¿Qué tanto hablamos de los canadienses? ¡Casi nada! No andamos diciendo "pinches canadienses esto", o "no maaaa, ya hicieron lo otro, nos van a joder", pos no. ¿Y cómo se construye eso?

Nunca vamos a dejar de estar relacionados con los EUA, ni con el mundo, en cierta forma. Ni Corea del Norte está totalmente desvinculada del mundo. Pero sí podría ser en una medida en que tan sólo seamos vecinos. Así como en un edificio de departamentos, tenemos vecinos que ni siquiera sabemos qué hacen, o que existen, si acaso los saludamos de vez en cuando, y otros que están con su música a todo volumen, tiran basura, etc. Hablo de ser un vecino de esos silenciosos que ni nos van ni nos vienen, y así, ¿que los gringos eligieron a un pendejo? ¡Pos allá ellos! A nosotros nos afecta muy poco.

Pero, vuelvo a lo mismo, ¿cómo hacerle? No hay respuestas claras, pero para empezar, pienso que podría ser replantear la identidad del mexicano en general, en conjunto con la construcción de un país mejor en todos los ámbitos.

Podemos aprender de las elecciones en EUA y pensar en un bien común para las próximas elecciones, y si no hay candidato de partido que nos satisfaga, pues hacer uno con la voluntad verdaderamente popular, o de plano votar por el menos pior y OBLIGARLO a que cumpla.

Podemos tratar de generar una cohesión más fuerte como pueblo,  pero ya no desde lo que hemos insistido tanto y no nos ha funcionado: que si la música, que si las tradiciones, que si los tacos, tamales, mariachis...son expresiones culturales pero para lo que viene, se necesita algo diferente.

Por poner un ejemplo: si ahora EUA tiene un presidente inculto y anticientífico como mucha de su población, pues nosotros podemos formarnos ahora como un pueblo culto, quitarnos supersticiones y supuestas "tradiciones" que más bien son creencias retrógradas, ser un pueblo científico y por lo tanto, avanzado, que cree su propia tecnología y la exporte. Quitarnos quizás el mito de que "semos campo, semos agricultures y alimentamos al mundo"; podemos hacer más cosas, que no sólo somos el petróleo (que algún día se va a acabar) o Frida Kahlo o los indígenas tejiendo canastitas (que muchos mexicanos piensan que deberían permanecer así, como si se tratara de un museo viviente).

Si bien el gobierno es el causante de muchos males, tenemos la capacidad de elegirlo y presionarlo para que salgan bien las cosas. No soy de la idea de que "el cambio está en uno" solamente, pues eso es un reduccionismo pendejo, del tipo:

"El gobierno es absolutamente malvado, y el pueblo, oh, pobre pueblo, somos todos buenitos, trabajadores, honrados; y aunque votáramos todos por cierto candidato, nos harían trampa porque son omnipotentes y pueden hacer un fraude si quieren, porque son malos, bububu"

Trump recortará presupuesto para desarrollo tecnológico y exploración espacial. Ese nicho quedará libre en cierto modo. Trump va a ignorar las energías "verdes", y va a promover la sobrepoblación. Nosotros podemos apurarnos para dejar de depender de nuestro "precioso" oro negro, y acabar tan sólo vendiéndolo a los pendejos que no puedan sacar energía de otro lado que no sea el petróleo; llegar a darnos el lujo de decir: "¿Pa qué chiflados voy a los EUA? Ni siquiera a pasear". Y esto no es solamente en actitud. Sino con hechos. Que se haga realidad.

Me refiero a que no debe ser como otras veces, como esas "llamaradas de petate" en las que decimos, "sí, pinches gringos, ya no hay qué comprarles nada", pero pues es sólo de dientes para afuera, pues en acciones no se concreta nada.

Para el 2018 tenemos la oportunidad de apuntalar un cambio importante que podemos comenzar desde ahora. Honestamente no creo que vaya a suceder, pero no me queda de otra más que actuar, e informarme, del panorama electoral en México para evitar hacer una "gringada". Habrá muchas tentaciones como candidatas encapuchadas y sin capucha. Ya van varias décadas en las que el voto mexicano se malgasta en partiditos rémora porque una bola de pendejos cree que no son "más de lo mismo". 

Las elecciones pasadas, es verdad, la mayoría NO VOTAMOS por EPN; pero esos votos mayoritarios, en vez de irse a un sólo candidato, se diluyeron en butimil pendejadas pues estamos desunidos. Desunidos, así nos van a comer. Nos la van a aplicar. Y podemos reducir esas probabilidades si comenzamos a hacer ALGO, algo para que un día podamos decir, con la mano en la cintura, que lo que pasa en EUA nomás nos hace cosquillas, pero no solo como actitud o como ilusión, sino como hecho, como realidad.

A pesar del poco positivismo expresado en los párrafos anteriores, pienso que es muy probable que ahora se haya desatado algo que no se detenga hasta que todos los demonios sean soltados. ¿violencia civil extrema? ¿la tan temida guerra nuclear, que no se dio en el siglo XX, pero que en el XXI podría desatarse sin más? Quizás sean cosas que no se puedan evitar. Sin ser historiadores, o sin saber de historia, nuestra visión de la misma está limitada a unos 50 o 100 años. El panorama más amplio, de siglos atrás, nos dice que podemos volver a caer en la autodestrucción. Si eso pasa, no creo ser de los que sobrevivan, de los que prosperen y puedan contar lo que pasó de viva voz. Solo espero que quienes quedan, si es que queda mundo, vivan mejor y no olviden que todo esto puede volver a suceder mientras la humanidad exista.

Que la Gorda los acompañe...

jueves, 3 de noviembre de 2016

Laika, la primera perrita en el espacio, y la ética en experimentación con animales no-humanos.

Hoy se cumple un aniversario más de aquel famoso viaje espacial, el primero tripulado por un ser vivo, en este caso, la perrita Laika.



Laika es un ejemplo de experimentación animal que me hace pensar acerca de las implicaciones de dicha experimentación en seres vivos en general, además de pensar en que, gracias a ella, se abrió un camino totalmente nuevo que los seres humanos ahora desdeñamos y, por lo tanto, no honramos a Laika como debería de ser: abriéndonos al enorme océano cósmico.

Un poco de historia.

Después del éxito del Sputnik 1, Nikita Khrushchev, premier de la URSS, ordenó que se preparara un nuevo lanzamiento que coincidiera con el aniversario de la Revolución Bolchevique, además, con un "plus": que se colocara en órbita por primera vez a un ser vivo.

Ya los científicos soviéticos habían considerado enviar perros al espacio, y por supuesto, dado el avance tecnológico de entonces, NO TENÍAN PENSADO QUE VOLVIERAN A LA TIERRA. Esto, para empezar, ya suena terrible, y por supuesto, cruel.

Para preparar la misión, los científicos ya habían recogido algunos perritos callejeros, pues su hipótesis era que ellos ya estaban acostumbrados a las duras condiciones de las calles, tales como el frío y el hambre. Laika fue uno de esos perritos; la encontraron husmeando en las calles de Moscú.

Los perros fueron sometidos a un entrenamiento riguroso, extremo, a centrifugadoras, a temperaturas extremas y a confinamiento por varios días en espacios pequeños, cosa que tuvo consecuencias en sus organismos, como estrés, incluso algunos dejaron de defecar y orinar durante varios días. Por supuesto, todo fue monitoreado.

Laika no era la única considerada; otras dos perritas fueron utilizadas para el experimento: Albina, quien ya había volado dos veces a gran altitud, fue considerada como su reemplazo, y Moshka, como "sujeto de control".

Poco antes del vuelo, el Dr. Vladimir Yazdovsky se llevó a Laika a su casa, en donde la tuvo un tiempo corto, la consintió y dejó que jugara con sus hijos; el mismo Dr. diría: "Laika era tranquila y linda...quise hacer algo bueno por ella. Le quedaba muy poco tiempo de vida".



Cuando el día llegó, Laika fue lanzada al espacio. Durante el despegue, su pulso aumentó dramáticamente, y se estabilizó un poco al alcanzar la órbita. El plan era darle de comer alimento envenenado, que la matara rápidamente y sin dolor. Debido a que no existía la tecnología de monitoreo actual como cámaras y audio, no se supo a ciencia cierta qué sucedió en realidad con Laika durante muchas décadas. Algunas hipótesis decían que comió el alimento con veneno, y murió sin dolor. Pero hace poco, en 2002, se reveló que probablemente murió por sobrecalentamiento en la cuarta órbita de la Sputnik.

Con todo esto, tan sólo puedo imaginar la angustia del animalito durante el despegue, y quizás la desesperación de sentir la ingravidez, y luego, el calor extremo en el espacio. Y me pongo a pensar en la nobleza e inocencia de todos los perritos, que son seres, por así decirlo, como angelitos, sin maldad, como niñitos. Tiernos y que merecen el mejor de los tratos.



Quien haya leído otras entradas de este blog sabrá que soy adepto de la ciencia, la evidencia y enemigo de las creencias que divulguen mentiras y falsa información. Por lo tanto, no esperen que despotrique en contra de la experimentación en animales no humanos. Sí, diré una reflexión, pero no la satanizaré ni diré que es mala completamente, ¿por qué?

La experimentación en seres vivos ha ido de la mano con el avance científico y tecnológico. Alguna vez se vio con horror el que se pudieran practicar disecciones en cadáveres para conocer cómo estaba formado el cuerpo humano. Actualmente, es de lo más natural, y claro, no estoy hablando de seres vivos cuando hablo de las disecciones de cadáveres humanos. La experimentación en seres vivos se ha dado, principalmente, en el campo de la salud, ¿por qué? Porque para saber si algo cura, hay qué experimentar vía prueba y error. ¿Pero por qué los animalitos? Porque no hay, o quizás casi no hay, humanos que se sometan voluntariamente a dichos experimentos.

Para conocer el efecto de medicamentos en los seres humanos, lamentablemente se ha tenido qué recurrir a la utilización de animales no humanos (las personas también somos, técnicamente, animales). Con el tiempo, las técnicas han sido cada vez menos invasivas; siguen los experimentos, pero no sin un beneficio: salvar millones de vidas de otros seres vivos (humanos y otros animales de compañía o ganado). Por cada animal utilizado para experimentar, millones más no mueren.

Ha sido necesario en tiempos en los que no existía la informática en su estado actual, y también, por lo que comento, que el ser humano, en su sed de comodidad y de perpetuarse como "especie superior" y "amo del mundo", ha propiciado este tipo de cosas; actualmente se experimenta con animales en campos en los que no tendría qué ser necesario, ya que son campos que responden tan sólo a la vanidad humana, como los cosméticos y ciertos alimentos.

Se ha llegado a un punto en que conocemos bastante de biología como para ir un paso más allá y prescindir completamente de la experimentación en seres vivos pluricelulares que sienten, piensan y sufren. Sin embargo, las creencias retrógradas vienen nuevamente al ataque:

-Se pueden diseñar simuladores informáticos que emulen organismos vivos, o se pueden clonar tejidos o partes de organismos que no implicarían sufrimiento; pero las creencias vienen a satanizar ese tipo de actividades, retrasando nuevamente la eliminación de la experimentación en animales.

-Muchos de los que atacan a ultranza la experimentación con animales son analfabetas científicos que no son capaces de ver el panorama de los beneficios de dicha experimentación en todo el mundo. Por el mismo analfabetismo científico, tampoco son capaces de ofrecer o vislumbrar alternativas a aquello que tanto critican.

-Se cree que se experimenta con millones y millones de animalitos; la realidad es que el porcentaje de animales utilizados en la experimentación en general es muy bajo comparado con la población en general. La mayoría de quienes experimentan con ellos tratan de hacerles la vida más llevadera, dentro de lo posible, en cuanto a confort, alimentación y salud. Sí, es feo que experimenten con ellos. Pero no están, al menos en la mayoría de los casos, en condiciones paupérrimas.

-Las creencias de anticiencia y pseudociencia retrasan la proscripción definitiva de los experimentos con animales. Y muchos "alternativos" que protestan contra la experimentación en animales, precisamente, tienen esas creencias magufas que en realidad no funcionan, como terapias alternativas, cosas no comprobadas, vaya.

-La falta de interés en campos como la cibernética y la robótica por parte del público en general también retrasan cada vez más la eliminación de la experimentación. Incluso cosas como la robótica pueden ser satanizadas o vistas con cierto desdén, o incluso creer que carecen de aplicaciones prácticas.

-La sobrepoblación. Si no fueramos tantos, ¿sería necesaria tanta experimentación?. No lo creo.

Laika fue uno de tantos animalitos que nos abrió un camino que estamos renuentes a andar. El camino del espacio...la última frontera. Para los animalistas que lean esto: si quieren detener la experimentación animal, propongan alternativas comprobables, científicas. Salgan del analfabetismo científico, entérense con objetividad de qué van las cosas. Si tienen salud y no han pescado enfermedades que antes eran mortales, piensen que pudo ser gracias a la experimentación con algún animalito que ustedes están vivos ahora. Que si quieren que dicha experimentación se termine, tienen qué educarse primero en los campos que tanto critican, no criticar desde fuera.

Laika nos dio un regalo, su vida. Y es un regalo que no hemos aceptado. Nos dio el regalo de acercarnos a comprender de donde venimos, y hacia donde podríamos ir, si quisiéramos. La investigación espacial, tan despreciada por la especie humana en general, es el gran regalo que Laika comenzó a abrir. Es nuestra responsabilidad continuar con él y encontrar las respuestas que nos acercarán más a una posible utopía, si queremos. Si no aceptamos ese regalo, el sacrificio de Laika habría sido en vano.

No me gusta imaginarme a Laika con miedo en el cohete. Pero no sé si eso sea peor que si hubiera muerto de frío o hambre en las calles de Moscú. No sé qué habría sido peor. Lo único que sé es que muchos ahora pueden quejarse de lo que sea por internet gracias al sacrificio de una pequeña perrita.

Que la Gorda los acompañe...

miércoles, 2 de noviembre de 2016

El tabú de la sobrepoblación; ¿por qué no discutimos sobre el tema? 2

La siguiente entrada es una traducción de un artículo en inglés del 2009. Y aun ahora, es un tema escabroso, algo de lo que pocos se atreven a hablar. En la práctica, otras cosas, como la guerra, el hambre, la corrupción, etc, son "El Problema", pero en realidad, podrían ser síntomas de EL VERDADERO PROBLEMA.

No digo que la sobrepoblación sea EL PROBLEMA, pero sí es uno de los principales. Y este artículo refleja, en parte, mi hipótesis de la obsesión de la humanidad y de los poderes que la controlan para encontrar soluciones ilusorias a los síntomas de "El Problema", pretendiendo que podemos seguir creciendo de manera indefinida.

El artículo original lo pueden encontrar en http://www.populationelephant.com/PEtheproblemarticle.html

Los problemas con "El Problema"

El verdadero problema

Algunas cosas son tan notorias dentro de su contexto que no necesitan adjetivos o explicación. Pregúntenle a cualquier fan de Futbol Americano a qué se refieren con "El Juego", y les dirá que se trata acerca del juego final entre Cal y Stanford cuando, después de varios laterales y una carrera violenta a través de la banda de Stanford, Cal anotó el touchdown ganador justo cuando se terminaba el partido ("Googleen" "the play" y vean por ustedes mismos). De igual manera, "El Abierto" se refiere solamente al torneo abierto de Golf Británico, a pesar de que hay decenas de otros "abiertos" en cuanto a deportes se refiere.

El mundo actual está amenazado por varios graves problemas: escasez de petróleo, cambio climático, guerras por recursos, extinción de especies, por decir algunos. Pero estos son síntomas de un solo problema real. "El problema real"- del cual se derivan los otros, y uno que la humanidad deberá enfrentar algún día - es que, simplemente, hay demasiados humanos en este planeta.

Entonces, sugiero que, así como decir "El Juego" y "El Abierto", de aquí en adelante hagamos referencia a la sobrepoblación como "El Problema".

Desafortunadamente, en el mundo actual, nos conformamos con tratar de atacar solamente las consecuencias de El Problema - cambio climático, crisis energéticas, escasez de alimentos, etc. Este es el clásico error que comete el médico que solamente trata los síntomas, y no la enfermedad, de un paciente.

Así que, la pregunta del millón es: ¿Por qué no hablamos del verdadero problema?

Primero - Un análisis brutalmente honesto es necesario

La población mundial es de 6000 millones actualmente (o más bien, lo fue en 2009; ahora somos más). Cada cuatro días se añade un millón más de personas. Proyecciones razonables hablan de 9000-11,000 millones para el 2050. No es necesario saber cómo hacer un cohete espacial para entender qué implica esto para los síntomas arriba mencionados.

Las emisiones de CO2 están causando calentamiento global. Esto es un hecho. Muchos en la comunidad científica proponen que un 80% de la reducción en las emisiones de CO2 para 2050 es necesaria para evitar las consecuencias extremas del calentamiento global. Pero, ¿se puede hacer esto mientras al mismo tiempo añadimos 3000, 4000, o incluso 5000 millones de personas al mundo? 
¡Sean realistas, no se puede!

Así mismo, para el consumo de energéticos y alimentos - la adición de billones de personas significa que se incrementará dramáticamente el consumo de estos bienes. Pero son recursos finitos, y en realidad, ya estamos en niveles muy lejanos de aquello llamado "sustentable". Así que, ¿podremos seguir así?
¡Sean realistas, no se puede!

¿Acaso el uso de focos LED de bajo consumo, autos híbridos, bolsas de mandado "ecológicas" y transporte público masivo podrán compensar el gran consumo que vendrá con el incremento de la población mundial y el dramático incremento de los niveles de vida en países en desarrollo como la India o China? ¡De ninguna manera!
¡Sean realistas, no se puede!

¿Entonces por qué las sirenas no están sonando, por qué la alarma no está en rojo, por qué esto ni siquiera se discute?

De hecho, está sucediendo lo opuesto. ¡Hay quienes hablan de que existe un problema de DISMINUCIÓN de la población! Absurdo.

¿Por qué no se habla de la sobrepoblación? El Problema, parece, tiene varios problemas propios:

5 problemas fatales de El Problema

1. No hay dinero en él.

Lo "Verde" (tecnología, todo lo que tenga qué ver con ecología, lo "orgánico") es una gran industria. Miles de compañías intentan venderle a uno focos ahorradores, coches híbridos, bolsas de mandado de tela ("ecológicas"), paneles solares y una plétora de artilugios y chácharas "verdes".

Las fuentes de energía alternativa requieren inversiones masivas en cuestión de gastos, investigación y desarrollo. Algunos gobiernos se lo dan a universidades, emprendedores, etc, y crean un capital revolvente y activo.

Hay dinero naciendo de "lo verde". Y con estas grandes oportunidades financieras, vienen grandes ganancias, emprendedores bien financiados, publicidad, y creación de medios. De hecho, la explosión en los medios acerca de "lo verde, lo ecológico, lo sustentable"es una gran industria en sí misma. Todos ellos se benefician económicamente de "lo verde". Aunque, al final de cuentas, no es una solución. Si acaso, tan sólo retrasará un poco las fatales consecuencias de nuestro consumo excesivo actual.

Pero, además, ¿quién se beneficiaría económicamente al reducir la población de la Tierra? ¡Nadie! No hay dinero qué sacar de la única solución posible: MENOS GENTE.

Así que, el primer problema de El Problema es que es un paria, un mendigo y por lo tanto, no tiene amigos.

2. "No es mi problema". La visión a corto plazo.

La ONU provee las predicciones básicas de población que todo mundo cita. Es necesaria cierta arbitrariedad para crear estos modelos. Por ejemplo, el año 2050 es el punto final de dichas proyecciones tan sólo porque es un número redondo.

Casi todo artículo que hable acerca de crecimiento poblacional habla de 9000 millones de personas para el 2050 (aunque la ONU proyecta los ya mencionados 7000, 11,000, o incluso 13,000 millones). Y entonces, quien lea dichos artículos, o este en particular, dirá: "¿Y qué? Para entonces yo no estaré aquí", como si el problema fuera a aparecer mágicamente el primer segundo del año 2050.

No podría hablar del resto del mundo, pero afirmo que en los Estados Unidos, el "horizonte de eventos" para preocuparnos del futuro es corto, y se está haciendo más corto. Un gran problema que llegue en el 2050 es tan lejano que mucha gente ni siquiera piensa en él, y menos harán algo al respecto.

No solamente eso, tampoco puede reducirse El Problema a un período corto y cercano y que tenga sentido para la persona promedio. Decir que habrá dos millones más de personas en tan sólo una semana (una estadística real), también hace que la gente exclame un gran "¿Y QUÉ? Esa gente no está en mi vecindario, así que, ¿para qué me preocupo?"

Desafortunadamente, aunque el problema no se vaya a manifestar en algunas décadas, las soluciones deben comenzar ¡ahora!

Así que otro problema de El Problema es que para cuando se haga obvio para la persona promedio, será muuy tarde.

3. Los sistemas fundamentales en el mundo se oponen a la solución

En la actualidad existen 3 sistemas dominantes que definen y controlan la cultura de los seres humanos: la Democracia, el Capitalismo y la Religión. Y desafortunadamente, estos tres sistemas trabajan en contra de hablar o atacar El Problema.

La Democracia, para nuestro gran, gran beneficio, nos permite la libertad de hacer ciertas decisiones personales. Entre ellas está la de cuantos hijos podemos tener. No existe ningún gobierno democrático que siquiera considere limitar tal decisión - porque, a la primera oportunidad, la gente dejaría de votar por ellos. En concreto, es imposible imaginar una situación en la que cualquier ley o mandato que se parezca a un control poblacional pueda ser establecido dentro de una democracia.

El capitalismo necesita crecimiento. Cualquier cosa que no sea crecimiento en el consumo y demanda bajo el capitalismo es considerado como algo malo - una recesión, o peor aún, una depresión. Pero, El Problema solamente se resuelve con una población que disminuya, y con un consumo en declive (o crecimiento negativo). Sería difícil pensar en un modelo capitalista que pudiera "triunfar" bajo un decrecimiento en el consumo y demanda deliberado, sostenido y a largo plazo.

Imaginen cómo funcionaría el capitalismo si la población se redujera durante varias décadas a niveles que se aproximaran a 1000 millones de personas El exceso de bienes por sí mismo (por ejemplo, vivienda) prácticamente eliminaría la demanda y el incentivo para la constante lucha para obtener cada vez mayores ingresos El capitalismo, al menos como se le conoce actualmente, no podría 
funcionar en una situación de disminución de la población.

El objetivo principal de las religiones organizadas, como organismos vivientes, es seguir existiendo. Las religiones siempre buscan aumentar su rebaño, ya sea por conversión o por nacimiento. Y en el mundo de hoy, se han vuelto aun más competitivas entre sí para ver quien tiene más adeptos y por lo tanto, quién "dominará" el mundo.

¿Qué pasaría con la iglesia católica si cada pareja católica tuviera un solo hijo? Se encogería dramáticamente - ¡Dios no lo quiera! Por eso es que siguen con su irracional postura contra la planificación familiar.

Y todas las religiones trabajan para ofuscar El Problema proponiendo supersticiones bizarras tales como "el rapto". Todos nos iremos pronto al cielo, así que, ¿para qué preocuparse? O más simple aún: No os preocupéis, que Dios resolverá el problema.

Todas las religiones trabajan activamente, agresivamente, y con grandes recursos, para desacreditar cualquier rastro de lo que pueda ser control poblacional. Si consideramos la influencia que tienen las religiones en el mundo actual, es seguro que El Problema nunca se podrá abordar de alguna manera significativa.

Como prueba de que estos sistemas trabajan en contra de una solución, veamos el caso de China. El único acercamiento "exitoso" para el control poblacional es la política de "un niño por familia". Sin este programa, China tendría cientos de millones de más personas y quizás 1000 millones más para el 2050. Tal como están las cosas, la población de China solamente se incrementará 100 millones para el 2050, mientras que la India incrementará su población en 600 millones en el mismo marco temporal. Entonces, la política de China en cuanto a un hijo por familia, es un gran éxito, y aun así, es atacada desde todos los frentes. 

Y ahora, con el dramático crecimiento del capitalismo en China, han comenzado los ataques a la política de un hijo por familia. Los capitalistas en China están levantando suspicacias y preocupaciones acerca de si una población joven en declive puede "mantener" (entiéndase crecer en demanda de consumidores) a una población que envejece. Y crece la preocupación en cuanto a que el mercado interno chino no crece lo suficientemente rápido. Si la política de "un hijo por familia" de China se debilita o se elimina, será por la creciente presión de los nuevos capitalistas chinos pro-crecimiento.

Así que, otro problema de El Problema, es que necesita algo así como una dictadura atea-socialista para que realmente se haga ALGO.

4. El Problema no tiene voz.

Es difícil pensar que cualquier problema presentado en los saturados medios actuales no tenga varios grupos de activistas hablando a favor o en contra de él. Si son nuevos en este debate sobre la población, estoy seguro de que asumirán que un asunto tan importante como El Problema tiene muchas y poderosas voces que apoyan el control de la población, metas sostenibles relacionadas con la misma población, etc. Desafortunadamente, estarían equivocados.

De manera asombrosa, el grupo que fue creado específicamente para este propósito - ZPG (Zero Population Growth, por sus siglas en inglés, que se traduciría como Cero Crecimiento Poblacional) - su nombre identificando su posición, comenzó a alejarse de cualquier plan específico de control poblacional. Y ahora, ¡incluso ha abandonado su nombre! Ahora se llama "La conexión con la población"; un nombre feliz, que suena como a alguna rama de "Plaza Sésamo". Ahora se especializa en educar a los jóvenes.

Existen varias razones para esto, para el abandono completo del asunto por los mismos grupos que desean proteger al planeta, comenzando, de nuevo, por el dinero.

Por las razones mencionadas arriba, El Problema no tiene amigos. Y no tener amigos significa que no tiene dinero de contribuciones, membresías, etc. De hecho, cualquier entidad que haga donativos para otras causas se alejaría inmediatamente de cualquier organización que se coloque en posiciones directamente opuestas a poderosas instituciones tales como la Iglesia Católica. Así que, no importa qué tan importante sea El Problema, si no genera ningún ingreso (o cuesta dinero y miembros) no tiene ninguna utilidad para los grandes grupos ambientalistas.

Hay qué entender, los grandes grupos ambientalistas son principalmente instituciones estadounidenses, y por supuesto, toman una perspectiva "americana". El control de la población desde una perspectiva "americana" solamente (específicamente, administrar la población estadounidense) se convierte entonces en una discusión acerca de migración, o de las tasas de fertilidad de las "minorías". Como la tradición liberal "políticamente correcta" es no ofender a ninguna minoría, entonces estrategias serias de control de población no pueden ser discutidas.

Y quizás el golpe fatal para los que apoyan el control de la población ha venido del movimiento de los derechos de las mujeres. Las mujeres han hecho un progreso increíble en cuanto a equidad en este país (EUA) en tan sólo 40 años. El movimiento de los derechos de las mujeres es ahora una gran y poderosa fuerza. Y uno de los derechos fundamentales de las mujeres, es el derecho a tener sus propias decisiones reproductivas. Esto, obviamente, está directamente en contra de casi todas las soluciones de control de la población ("Un hijo por familia", de China, por ejemplo).

Incluso existe fecha y lugar cuando el movimiento feminista usurpó cualquier estrategia significativa de control de la población. En 1994, en la Conferencia Internacional de Desarrollo y Población en El cairo, el paradigma de la administración de la población se movió dramáticamente de "control poblacional" a "el empoderamiento de las mujeres". Prácticamente todos los grupos ambientalistas promueven ahora la educación y el empoderamiento femenino como la única forma aceptable de control poblacional.

Ahora, el mundo, enfrentando un horrible desastre en proceso, tiene solamente unos cuantos débiles brotes en forma de individuos con sitios web que intentan activar la alarma.

Así que, otro problema con El Problema es que nadie habla por él.

5. No hay una aproximación positiva para resolver El Problema.

Nuestra cultura exuda optimismo. Creemos que cualquier problema debe tener una solución positiva (sin sacrificios, sin sufrimiento, que sea del gusto de todos). Recientemente vi la nueva versión de la presentación del calentamiento global de Al Gore. El primer tercio de la presentación ahora enfatiza lo optimista que está el señor Gore con nuestra habilidad para resolver el problema, y lo bonita que será esa solución - un verdadero escenario de ganar-ganar - , problema resuelto, y tendremos un mundo más rico con el cual volver a empezar.

La política funciona de la misma manera. Para el político, todas las situaciones, todos los problemas tienen una maravillosa y positiva solución. Quizás el último político que remotamente sugirió que las cosas estarían peor y que permanecerían así fue Jimmy Carter, y fue duramente criticado por ser "negativo", sin mencionar derrotado por un alto margen en la siguiente elección.

Pero existe una solución, simple y obvia, para El Problema, una que se ha probado y se sabe que funciona. Una que no causa daño innecesario a nadie, y que cuesta prácticamente nada: La política de un hijo por mujer. Si se implementara actualmente, los cálculos muestran que la población mundial se reduciría a un nivel sostenible de 1000-2000 millones de personas para el año 2100. En menos de cien años el problema se resolvería sin costo, y sin daño, así de simple.

Pero la solución de un sólo hijo es considerada completamente ofensiva por casi todas las culturas de este planeta. Para la mayoría, es una opción terrible, con difíciles y aterradoras consecuencias que podrían necesitar que cambiemos nuestro modo de pensar (y por lo tanto, nuestra cultura). No se puede decir que sea una solución "bonita" o agradable, o del gusto de la gente, excepto que en 100 años la gente seguiría aquí y viviendo en un planeta más saludable.

Entonces, otro problema de El Problema es que la única solución razonable es la peor decisión posible (según la cultura).

Fin de la traducción.

Después de este ladrillo, ¿qué opino de todo esto?  Ya en otras entradas he expresado mi posición al respecto; es posible que El Problema no sea El Problema, puesto que pienso que no es el único, otro gran problema al que le achaco la situación actual es nada más y nada menos que las creencias; las creencias en general son un freno para el desarrollo y para una visión objetiva de la realidad, y otro, el gran analfabetismo científico que existe en la población en general, en donde se observan pensamientos de corte "alternativo" como la pseudociencia o incluso la anticiencia, que "todo lo científico es malo, o perverso, o la causa de todos los males" y todo lo "natural", "orgánico" o "alternativo" es bueno".

El Problema es un problema grave, pero no es el único. Pero es necesario darle una solución. En algunas cosas no estoy de acuerdo con el autor, por ejemplo, que la política de "un hijo por familia", haya solucionado grandes problemas en China; ayuda mucho, por supuesto, a que al menos no exista una desigualdad o pobreza tan extrema como en otras partes del mundo, así mismo, a evitar que la población china se desborde (hay qué recordar que durante un tiempo, hace décadas, los chinos se preciaban de ser un pueblo numeroso, que si todos saltaran al mismo tiempo, podrían mover el planeta entero). Sin embargo, ha coincidido que el capitalismo ha entrado de manera salvaje en China, y esto se ve reflejado en las precarias y pésimas condiciones laborales, las pagas ínfimas, e incluso la contaminación. En el caso de China, puede constatarse que el control poblacional no es una solución completa, pues las ciudades chinas más grandes son de las más contaminadas de la Tierra, así mismo, los chinos son grandes consumidores, depredadores, se podría decir, de recursos naturales...sin embargo, esto ha ido de la mano con el capitalismo que ha permeado la cultura china en los últimos años, y no es casualidad.

Sin embargo, sin ese control de natalidad las cosas serían peores, y China seguiría ostentando el estereotipo de que se reproducen como conejos, como en los tiempos de Mafalda. A la gente le hace falta una visión a largo plazo, y es por eso que no entienden que la política aplicada en China mostraría resultados sustanciales después de varias décadas de su aplicación. Tendríamos qué darle a dicha política una oportunidad de otros 30 años para ver las consecuencias positivas. No soy fanático de los chinos, de hecho son una mezcolanza de cosas contradictorias, pero algo que sí veo positivo es su control de natalidad, aunque este sea satanizado en occidente, ya saben: supuestos millones de abortos, bebés abandonados en la banqueta, y tantos "creepypastas" que la gente se inventa.

Tampoco es infalible, pues existe corrupción y omisiones a esa política: parejas que tienen más de un hijo pero lo ocultan, embarazos no deseados, pero eso ya tiene más qué ver, precisamente, con creencias de que aquello "es opresivo" o "malvado" o "fascista", o la falta de responsabilidad y diligencia de ciertas parejas para entender la situación de sobrepoblación o ser responsables con los métodos anticonceptivos o creencias tontas o mitos acerca de métodos permanentes como la vasectomía o la ligadura de trompas, o la creencia occidental de que "es mi cuerpo y puedo hacer con él lo que quiera, y yo decido"; sí, también voy a criticar eso.

Pero antes de que me tiren piedras por lo que acabo de decir, quiero dejar mi postura en claro: en un mundo en el que los recursos son finitos y estamos en una crisis con los mismos, crisis que no queremos ver, la idea de "si yo quiero tener 15 hijos, es mi problema" en realidad es una creencia nada realista que ignora la crudeza de la situación actual, además de un lujo que ahora casi nadie podría darse.

El derecho a decidir, para todas las personas, mujeres y hombres, si es que en realidad nos interesa el planeta y el bienestar de la humanidad, debería estar regulado. Apelando a la razón, al raciocinio y a la evidencia, tener o no tener hijos, además de ser una cuestión de deseo o gusto, debe estar emparejada con una visión objetiva y realista, estar consciente de poder educarlos y mantenerlos, no debe ser un canon establecido por la cultura o una presión social.

De hecho, y para los tiempos que corren, opino que el control de la población es necesario, si en verdad nos interesa la cuestión del ambiente y la gestión y conservación de las especies y los recursos, y el planeta; se tendrían qué aplicar políticas estrictas de un límite de hijos por pareja, al mismo tiempo que educación sexual en todos los niveles, y además, elegibilidad de las parejas que puedan o no tener hijos en cuanto a si son responsables y económicamente pueden con "el paquete"; sí, estoy hablando de que estoy de acuerdo con políticas en las que las parejas tengan qué pedir autorización para poder concebir, independientemente si es una pareja heterosexual u homosexual y demostrar su capacidad para criar en todos los aspectos. El tener hijos no son enchiladas, debería ser un acto consciente, responsable y bien planeado.

Estoy de acuerdo con el autor en que la gran mayoría, si no es que todos, los grupos ambientalistas, jamás tocan el tema de la sobrepoblación, sino todo lo contrario, hablan de los problemas derivados de la sobrepoblación como si fueran cuestiones aisladas y problemas para los cuales se puede hallar una solución óptima y particular, con el optimismo desbordante del que habla, y por supuesto, que los políticos arrojan en sus campañas o ya en su cargo. Y es verdad, ¿quién votaría por un político que muestra la realidad de la situación y propone soluciones tales como un uso racional de los recursos, y ciertos sacrificios, que a largo plazo pueden mejorar la situación? La creencia occidental es que las soluciones deben ser "positivas", "bonitas", "felices", sin hacer ningún tipo de sacrificio o sufrirle, por así decirlo, aspirar a, y tener, comodidades y recursos infinitos. A nadie le gusta que le digan "ya no puedes usar más de esto porque te lo vas a acabar". Todos quieren tener todo. Pero ese todo no es ilimitado.

En el pensamiento occidental no hay lugar para la austeridad, y esto puede verse en las comparaciones que se hacen con la forma de vida con ciertos países europeos, por ejemplo, en los que a pesar de existir un estándar de vida elevado, no existen los grandes centros comerciales, las cadenas de comida rápida o las toneladas de productos desechables que existen en América (hablo del continente; en Estados Unidos se encuentra la meca del consumismo y desperdicio, y esto existe en mayor o menor medida en los demás países; conforme se avanza hacia el sur, dicho fenómeno se diluye, pero se encuentra presente). Los occidentales nos espantamos de que muchos europeos no utilicen ropa brillante, no estén a la última moda o vayan a supermercados en los que solo se vende lo estrictamente necesario y sin empaques vistosos. Es por eso que la idea de la austeridad incluso en la reproducción parece repulsiva, indeseable, e incluso sacamos a colación el fascismo, la eugenesia, o películas o series de corte distópico en las que los personajes sufren por culpa de autoridades que limitan la capacidad reproductiva de la especie humana.

Quizás trabajos actuales o posteriores hablen de una tendencia en ciertos sectores sociales, la cual, de popularizarse de manera racional, podría ser parte de la solución: la tendencia de ciertos jóvenes adultos de permanecer solteros, y no tener hijos, hasta después de, digamos, los treinta y tantos, o quienes deciden (decidimos) no tenerlos nunca. En parte puede sonar chocante para las generaciones anteriores, pues para ellos tener hijos significa tener madurez, y ser responsables (aunque el tener hijos en la realidad no sea garantía de nada de eso), e insisten que dichos jóvenes "eluden, o no quieren, tener responsabilidades". Pues algunos de esos jóvenes eligieron formarse primero un entorno adecuado, y en cuanto tengan la capacidad, tener hijos, si acaso uno. ¿Se preocupan de que México pueda quedarse deshabitado? No se preocupen, los Brayans y las Brittanys están poblando el país que da gusto.

Que la Gorda los acompañe...